« Apasionada del arte y la creatividad. Interiorista de profesión, “creadora” de infinidad de objetos, organizadora de espacios habitables.
Decidida a seguir aprendiendo, creciendo y convirtiéndome en mi mejor yo. Para lograr lo mejor de los demás. »

Paola Hexel

Me presento, soy Paola Hexel, madrileña de corazón, con padre alemán, abuela austriaca, y madre catalana con raíces suecas. Una mezcla de países y de culturas, con sus lenguas y diversidad de  costumbres…que dan forma a la mujer de 34 años que soy ahora.
Siempre he vivido en un entorno donde primaba la estética, donde se valoraba el arte. Nada mejor para desarrollar el sentido artístico que crecer rodeada de una familia en la que son pintores y escultores, escritores, diseñadores, arquitectos, decoradores y músicos. Es más fácil amar la armonía y la belleza si, además de estudiar los cánones del arte, te han acompañado desde la infancia, desarrollado así una sensibilidad por la estética. Mi padre ha sido ingeniero y, aunque su trabajo era construir grandes obras como puentes, rascacielos o presas, su verdadero quehacer era pintar las acuarelas más bonitas y esculpir las esculturas más conmovedoras. “Se podría decir que es “artista de profesión e ingeniero en sus ratos libres”. Es, además, un estupendo paisajista autodidacta, como demostró cuando decidió convertir nuestro jardín de La Moraleja en el más hermoso que se podía contemplar en los alrededores, o cuando hizo de una finca normal en Extremadura un paisaje hermoso. Mi madre, que siempre ha sido única y con un gusto fuera de serie, creó y dirigió durante años la tienda En la Orilla, situada en la calle Nuñez de Balboa de Madrid, en el número 85. Un lugar en el que podías encontrar piezas preciosas, originales, procedentes de todos los países bañados por el mar, desde Suecia a Marruecos, desde el Pacífico hasta el Índico. Eran piezas de decoración, muebles, accesorios, joyas, libros, vajillas…. Un lugar de ensueño, donde nada más entrar podías imaginar que habías aterrizado, de pronto, en otro país sin salir de la ciudad; donde podías escuchar la música en directo que tocaba un pianista profesional en un piano de cola. La música ha estado siempre presente en mi casa. Mis abuelos paternos eran músicos, ella tocaba el piano y cantaba opera, él tocaba el violín. Yo me formé como cantante lírica y durante bastantes años participé como soprano en varios coros (entre ellos, el Donostiarra), teatros y auditorios, como el Auditorio Nacional donde tuve la maravillosa oportunidad de cantar el Requiem de Mozart y La Traviata. Mis hermanas, a quienes he admirado siempre y de quienes he aprendido mucho, eligieron carreras relacionadas con las artes: cine, arquitectura, danza clásica y diseño en Parsons N.Y. Puedo decir que llevo en la sangre, o desde la cuna, la sensibilidad por el arte y la creatividad, por los espacios armónicos y bellos.

¿Cómo han sido mis comienzos?

Como soy la hija menor de cuatro hermanas, en el salón de nuestra casa siempre había mucha gente. Solía haber reuniones con invitados de diversas profesiones y gente de todas las edades. Me gustaba quedarme horas escuchando y conversando.

Siempre he sido inquieta y desde bien pequeña, me ha entusiasmado conocer, ver cosas nuevas, y aprender de este mundo. Por ello, guiada por el sueño de convertirme en un Robinson Crusoe, decidí estudiar periodismo. Me imaginaba escribiendo historias increíbles sobre los misterios del hombre, y de la tierra, en alguna de las revistas que más me impresionaban, como National Geographic. Sin embargo, no tardé en darme cuenta de que aquella carrera no era tal y como yo había imaginado, y decidí cambiar.

Fui tomando diferentes caminos que me llevaron a la necesidad de crear, a la necesidad de formar de la imaginación y la creatividad cosas que me permitieran sacar mi fantasía y plasmarla de alguna manera.

Mis comienzos fueron con la creación de la empresa The Best Of You Events en 2014, miembro de la Asociación Española de Lujo. Dónde mis socias y yo realizábamos eventos privados y corporativos que tuvieran un sello único y definido por dos factores esenciales: eficiencia y estética. Hacíamos desde decoraciones, estilismos, stands, arquitecturas efímeras, hasta pusimos en marcha un “club en movimiento” llamado The Breakfast Club, en 2017.

Consistían en eventos efímeros, temáticos, en localizaciones secretas y no abiertas al público. Se ofrecía una gastronomía estupenda acorde con la temática, y además siempre algo de arte a cargo de: cantantes, bailarines, pintores y actores. Este aspecto creativo de la empresa fue con la que mas disfruté.

Así descubrí que lo que verdaderamente me entusiasmaba era diseñar dichos eventos, las decoraciones y la puesta en escena, en general todo el trabajo previo. Buscar las piezas indicadas que me ayudarían a conseguir una atmósfera determinada, las sensaciones visuales que conformarían el alma del proyecto.

Poco a poco fui entrando en el mundo de la decoración de interiores, y, casi sin darme cuenta, me encontré decorando las casas de amigos que me llamaban cuando necesitaban ayuda para una decoración o para realizar una reforma. Entonces fue cuando decidí formarme en interiorismo, y dedicarme de lleno a este mundo tan bonito.

Desde entonces no he parado de formarme en estilismo y set design, en Organización Profesional, en Home Staging y en diseño de mobiliario.

« Sacaremos tu mejor versión, dando lo mejor de nosotros. »

Håg

Siempre he pensado que si no sabes de algo, o sabes menos que otros, te debes rodear de los mejores. Por ello está conmigo en este proyecto el mejor socio que podía encontrar, Cristian Sánchez Hita, empresario con casi 20 años de experiencia en diversas empresas, visionario, pero, ante todo, es un estupendo compañero que hará que este barco se dirija a buen puerto. Sobre todo él lleva la gestión financiera y me acompaña en el desarrollo de este ilusionante propósito.

La dirección creativa está a mi cargo, pero además, tenemos la suerte de contar con un magnífico equipo de creativos que garantizan que Håg sea una empresa única. Son estupendos profesionales y mejores personas. Os los iremos presentando.

Desde muy pequeña, y gracias a mi madre, aprendí que ordenar es un placer. Ella siempre dice que los espacios ordenados son espacios más bonitos. Y así es. Nos enseñó a sacar y poner en el centro de la habitación todos nuestros juguetes, ropa y demás “trastos”. Ahí se formaban montañas y montañas de cosas que debíamos ir ordenando de una en una. Y ese “ritual” debíamos realizarlo una o dos veces al año. Ya desde bien pequeñas debíamos realizar una organización a fondo, y con autonomía e independencia sacar nuestro trabajo adelante; un objetivo muy arraigado en la cultura nórdica. Y así de la manera más natural, comencé a apreciar los espacios “armoniosamente ordenados”, a no ver como un problema o un fastidio lo que, en realidad es posible y fácil de hacer, que sabiendo cómo se acaba consiguiendo, que guardar y ordenar las cosas correctamente es un gusto.  Mi madre nos enseñó, a mis hermanas y a mí, a organizar siguiendo un método, y con los años yo lo he ido depurando. Ahora puedo enseñar a otras personas a apreciar el gusto por la estética que proporciona el orden. Es lo que quiero transmitir con este proyecto, porque sé muy bien que cuidar un hogar, o tu lugar de trabajo, hace que vivas y trabajes mejor. Cuando cuidas tu entorno, tu espacio, te estás cuidando a ti. Hará que vivas y trabajes mejor, más feliz y en armonía. Deshacerse de las cosas superfluas o simplemente mantenerlas bajo control, es el medio para lograr la paz interior, la satisfacción de estar en armonía con uno mismo, te da una sensación de libertad y de “bien hecho”, muy próximo a la sensación que te da meditar.

« La armonía es belleza. El orden es bonito. Y un espacio armónico en su estética y cuidado en su forma, es un gusto. »

Paola Hexel

Mi mente creativa, con su necesidad de crear, me impulsó a realizar una serie de objetos propios, piezas originales capaces de transmitir nuestra estilo de vida, y de definir de forma exacta cómo en Håg entendemos el diseño. Quería también que nuestros objetos fueran hechos en España. Fabricados o confeccionados con “sello” español. Tener producto propio de aquí es algo de lo que estar orgullosos. Eso sí, son productos españoles, pero con una estética internacional y atemporal. Piezas versátiles, originales, de autor, inconfundibles y que no encontramos parecidos facilmente.

Håg, para nosotros, significa hogar y hogareño. Håg en sueco significa “generar recuerdos”, que “permanece en la memoria”. Y eso queremos conseguir con nuestro servicios de “Interiors” y “Solutions”, así como con nuestros objetos. Que evoquen imágenes bonitas y acogedoras que permanezcan en la memoria… dignos de recordar.

Nuestro objetivo es conseguir que todos los espacios, bien sean de trabajo o de ocio, posean una atmósfera que refleje nuestros sentidos, en el que estar a gusto, donde podamos disfrutar tan solo estando. 

Håg es todo un universo, un guiño que te ofrecemos para crear tu propio mundo con nosotros, para hacerte la vida más amable, más sencilla, más hermosa.

El universo Håg, un pequeño guiño en tu mundo.

Obten 10% de descuento

AL SUSCRIBIRTE A NUESTRA NEWSLETTER

10% de descuento en tu primera compra, pero además estarás al tanto de todos nuestras novedades, soluciones y tips para que tus días sean más håg.